jueves, 27 de marzo de 2014

Adoro reciclar

Voy a traducir una noticia que me ha llegado hoy, publicada en la edición online de un diario británico (http://www.telegraph.co.uk/health/healthnews/10717566/Aborted-babies-incinerated-to-heat-UK-hospitals.html)

Bebes abortados fueron incinerados para caldear hospitales del Reino Unido.
Los restos de más de 15.000 bebés fueron incinerados como "residuos clínicos" en hospitales británicos, algunos de estos restos fueron usados en plantas de reciclaje de las llamadas "de basura a energía".
Una reciente investigación ha sacado a la luz que los cuerpos de miles de bebes abortados fueron incinerados como residuos clínicos; algunos llegaron a usarse para caldear hospitales.
Al menos diez hospitales han admitido que quemaron restos fetales junto a otros desperdicios; dos más usaron los cuerpos en plantas de de reciclaje "de basura a energía", donde se genera energía para la calefacción.
Dan Poulter
La pasada noche, el Departamento de Sanidad emitió una prohibición inmediata de esta práctica, calificada como "absolutamente inaceptable" por el Ministro de Sanidad, Dr Dan Poulter.

Sólo en los últimos dos años, al menos 15.000 fetos fueron incinerados en 27 complejos hospitalarios del Reino Unido, según se muestra en los informes de un programa del Canal 4.

El citado programa -que se emitirá esta noche- ha descubierto que aquellos padres que perdían sus bebes en las primeras semanas de gestación eran frecuentemente tratados sin miramientos. Además, no se les consultaba sobre el destino que querían para los fetos.

Todo esto me parece una hipocresía. Si la legislación permite el aborto, aduciendo un derecho de la madre sobre un ser que no es humano (me lo expliquen), ¿qué sentido tiene escandalizarse porque se incinere al feto (carne), junto con otros residuos clínicos? Tiene su lógica; me refiero a que junto a vendas, plásticos, látex, etc, habrá también restos orgánicos de personas, resultado de operaciones y demás. Entonces, lo mismo que incineramos tejido enfermo, pues también un feto. Y ya puestos, ¿no es más que razonable reciclar estos residuos y conseguir que las personas disfruten de la calefacción?
La irracionalidad finge ser racional e incurre en contradicciones.

Beowulf MS

Beowulf MS
Hwaet!