viernes, 12 de marzo de 2010

Una canción de 091

Creo que los granadinos 091 han sido uno de los mejores grupos de Pop/Rock. Cuando estudiaba la carrera en Granada tuve ocasión de verlos en varias ocasiones; también en Jaén, donde les vi por útima vez en su gira de despedida. Una vez -creo que corría el curso 1989/90- fui a hacerles una entrevista a su local de ensayo, un cuchitril llamado "La cueva de Atila" (según me dijo mi contacto), donde apenas había sitio para la batería, los Marshalls y los músicos. Durante el rato que estuve con ellos, José I, Lapido se mostró apático e irónico; luego descubrí que no era por mí: él era así.
Por aquella época las relaciones con su casa discográfica, Zafiro, no eran precisamente idílicas. Rota su relación con ellos, la multinacional Polygram cortejaba al grupo para lanzar un nuevo disco; Antonio Oñate les seguí la pista desde hacía tiempo. "Tormentas Imaginarias" es una joya que se lanzó al mercado en 1993; el primer CD que me compré de 091.
En la maqueta que el grupo granadino envió a Polygram después de firmar con ellos se incluía un tema mítico que, entre los fans del grupo, se conoce como "Venus". Y digo "mítico", porque finalmente no se comercializó y porque para muchos seguidores del grupo es su mejor tema; no para mí. Escuché un fragmento de la canción en una cinta de pésima calidad que alguien me dejó. Era una canción sin demasiados arreglos, típica de 091, con esos registros agudos que tan bien le iban a Juan A. García, el solista de la banda. A mí me recuerda los temas de su segundo LP, "Más de cien lobos" (1986), con la dureza eléctrica de "El baile de la desesperación" (1991).
Pues bien, hace unos días, localicé el tema en Internet, y no he parado hasta saber más cosas de esta canción fantasma. En Facebook, que sirve para algo más que para chismorreo de postadolescentes, Jordi Vadell -un Filólogo catalán, autor de un libro sobre las letras de Lapido- cita las palabras de este genial músico sobre la canción:

Vamos a aclarar el tema “Venus” de una vez por todas. “Venus”, como tú la llamas, no se llamaba así. Es más, creo que no tenía título definitivo. Esa canción iba incluida en la maqueta que presentamos a Polygram, cuando nos ficharon, allá por 1992. En aquella maqueta creo que también iban “Es hora de enloquecer”, "Es sólo una señal” y “Para impresionarte”. Estoy convencido de que nos ficharon por esa canción. Vieron posibilidades comerciales en el tema. Lo que pasa es que a la hora de la grabación, el grupo, en una de nuestras más equivocadas decisiones, dijimos de no grabarla. ¿Por qué? Nos pareció que no iba con el estilo general del disco. Qué chorrada. Al A&R le dio un síncope cuando se enteró de que no iba en el disco. Así éramos nosotros. No estoy de acuerdo con que sea la mejor canción de los Cero pero si le hubiéramos dedicado algo de más tiempo tal vez podríamos haber sacado algo bueno de allí. El que vosotros la conozcáis no deja de ser un accidente. Alguien se hizo con las cintas de aquella maqueta y la difundió sin nuestro permiso. Cosas que pasan."

He dedicado un rato a escribir la letra de "Venus". No es, ni mucho menos, de las mejores de Lapido, aunque sin duda es evocadora y tiene algunos símiles interesantes.

Como un zahorí cansado que busca el pozo del amor,
Y que al volver sobre sus pasos se da de cara con la pasión.
Confuso y desorientado como un boxeador sonado.

La vi llegar cuando vestía de medusas y coral.
La vi marchar cuando lucía un racimo de uvas de collar.
“Mi nombre es Venus” –ella decía– “aunque estoy sin pedesta ... todavía”

Como el eco de un disparo, ella llegó sembrando confusión.
Como el canto de un esclavo, ella me dio un minuto de emoción.

Aquel día bebimos néctar, que un dios griego nos sirvió.
Aquel día de tormenta, hasta se nos olvidó
Que aún había trincheras, que aún había dolor… allí fuera.

Como el eco de un disparo, ella llegó sembrando confusión.
Como el canto de un esclavo, ella me dio un minuto de emoción.

Se quedó el cielo nublado, teñido de ningún color,
Cuando partió hacia ningún lado y con ella se llevó
En sus pupilas atrapado el último rayo de sol de aquel año.

Como el eco de un disparo, ella llegó sembrando confusión.
Como el canto de un esclavo, ella me dio un minuto de emoción.



El tema puede escucharse en: http://www.goear.com/listen/ad83f97/venus-091

5 comentarios:

  1. Me alegra que todavía se hable de ellos, que nunca se olviden porque para mucha gente han significado una etapa muy especial de su vida. Yo soy una de ellas. Arriba los Cero¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. http://www.youtube.com/watch?v=a3aTt-yJnEA

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, Eugenio... Que no es Juan Antonio García, el cantante de Los Cero, sino José Antonio. ;) He llegado a esta entrada tuya cinco años más tarde, aunque me citas en el artículo... jaja. Y llego de pura casualidad porque estaba tocando "Venus" con la guitarra y quería tener la letra delante para cantarla... En fin, un abrazo enorme y larga vida a 091!
    Jordi Vadell

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Jordi. En efecto, José Antonio, José Antonio se llama.
    Tu libro me lo pasó mi hermano, Julio Olivares.
    Musho 0!!!!

    ResponderEliminar
  5. Pues yo doy las gracias a ambos, Jordi y a tí, por mantener viva la llama de Los Cero.

    ResponderEliminar

Beowulf MS

Beowulf MS
Hwaet!