lunes, 24 de octubre de 2011

Superadas las 20,000 visitas

En algún momento de este fin de semana se han superado las 20,000 visitas al blog.
La verdad es que últimamente escribo menos, cosa que se debe a que tengo menos tiempo para dedicarle a este blog, que cuenta ya con 36 seguidores. Por falta de ideas, además, he usado algunos textos redactados para otros fines (mi investigación literaria, por ejemplo), pero sin cargar las tintas. Recuerdo también haber usado una entrada de otro blog, citando -por supuesto- la fuente.
A fecha de hoy, sigo sin haber suprimido comentario alguno -aunque, la verdad sea dicha- tampoco abundan, ni ha habido ocasión de planteármelo siquiera.
Seguimos adelante. Gracias.

jueves, 20 de octubre de 2011

Las lecturas de Norman Bates (I)

1ª edición
En la novela Psicosis (Psycho, 1959) de Robert Bloch (1917-1994) -en la que se basa la famosa película de Alfred Hitchcock-, el personaje principal (con el permiso de su madre) es Norman Bates. El libro lo presenta como un gran lector, algo que se refleja muy de pasada en la película de 1960. ¿Queréis saber los libros que lee un psicópata? -lo digo por si tenéis en casa alguno de éstos-.
Ya en el primer capítulo de la novela encontramos a Norman con un libro en las manos: "Se trataba de The Realm of the Incas [El reino de los Incas], de Victor W. von Hagen" (1908-1985). Aquí se produce un pequeño despiste del escritor, pues von Hagen publicó Realm of the Incas (sin The) en 1957 (New York: New American Library). Ya sé que es un detalle sin importancia, pero resulta que sí la tiene porque existe otro libro, obra del alemán Siegfried Huber, titulado: The Realm of the Incas (1951) y traducido al inglés en 1959 Mervyn Savill (Hale: UniversityTexas).

Obviamente, Bloch se refería a la primera obra, ya que identifica al autor; además, la fecha de la traducción inglesa del libro de Huber  fue 1959 (la misma de Psycho) con lo que queda descartado.
Por si alguien tiene interés, los dos han sido traducidos al castellano:
*El Imperio de los Incas, de Victor Wolfgang von Hagen. Editorial Diana, Mexico, 1961.
* El imperio Inca, de Siegfried Huber. Editorial Jano, 1961.

sábado, 15 de octubre de 2011

Papá responde pregunta y nace un poeta

El día que murió el poeta inglés Robert Browning (1812-1889), se publicó Asolando, su volumen póstumo de poesía. En uno de los poemas "Development" ("Desarrollo"), el autor comienza por narrar un episodio de su infancia.
Su padre (que se llamaba como él) trabajaba en un banco y, además, sabía griego. En una ocasión, cuando Robert tenía sólo 5 años de edad, vio a su padre leyendo un libro y le preguntó: "¿Qué lees, papá?". El padre contestó: "El sitio de Troya, hijo". Frunciendo el ceño, Robert insistió: "¿Qué es un 'sitio'?...¿y qué es 'Troya'?". El señor Browning sonrió ante la curiosidad del niño y, dejando el libro en la mesita a su derecha, se levantó. Entonces, dirigiéndose al centro de la habitación, el padre de Robert formó con asientos y mesas una especie de construcción, sobre la que sentó a su hijo. "Ésta es Troya, y tú eres su rey, Príamo", dijo contemplando su obra. Después, señalando a la gata (que miraba curiosa), la llamó Helena, "bella y zalamera, convencida por Paris para huir con él a Troya". El niño, divertido, seguía expectante la historia. El padre prosiguió. Ésta vez fue el turno de los dos perros de la casa. "Son los dos hijos de Atreo, Agamenón y Menelao, que buscan destruir tu ciudad para recuperar a Helena, esposa del segundo, que está especialmente enfadado".
A los doce años, Robert Browning Jr había escrito su primer poemario, y dos años después hablaba francés, italiano, griego y latín. Ya con 7 había leído a Homero.
Esta anécdota me la ha transmitido Fernando, un filólogo que vive en Granada.

domingo, 9 de octubre de 2011

Domingo campero

Esta señora lo ha organizado todo
Quienes me conocen saben que soy más bien casero. Llega el fin de semana y la nariz se me pega a la pantalla del ordenador: escribo algo, veo la prensa, chismorreo un poco en el Facebook y veo todo el cine que puedo. Pero claro, tengo una familia numerosa (a la que se ha añadido desde julio una chica de Chicago, hija de unos amigos) y está claro que hay que hacer algo, de vez en cuando.
Hoy hemos tenido una comida con otras familias, lo que significa a) comida estupenda, porque cada mamá lleva lo que mejor sabe preparar; b) reír hasta que te duelen los músculos faciales; y c) "Eugenio, ¿dónde está el pequeño?". 
El lugar escogido ha sido los Jardines de Jabalcuz, un paraje a las afueras de Jaén, junto a un antiguo balneario (creo que hay un volcán apagado, o algo así), donde ahora hay una serie de chalets y zonas verdes.
Antiguo balneario de Jabalcuz
Estábamos unas 100 personas, de las cuales -no exagero- la mitad eran niños. Eso significa que, aunque uno habla con unos y con otros, no se puede perder de vista a los más pequeños: siempre se van a meter por donde menos deben.
Un rincón de los jardines

Aunque sea un tópico, lo hemos pasado en grande, ha merecido la pena y me he prometido a mí mismo repetir con más frecuencia este tipo de reuniones (pero sin abusar).



domingo, 2 de octubre de 2011

Un día con Benigno Blanco (1-10-2011)

De izquierda a derecha: Jesús Trillo-Figueroa, Ricardo Ugarte y Benigno Blanco.
Se celebró ayer en Jaén la VIII Jornada de Estudio, "Ciudadanía y Valores", a la que asistieron unas setenta personas de todas las edades, entre las que me encontraba yo.
Estaban invitados dos ponentes: Benigno Blanco (abogado y Presidente del Foro Español de la Familia) y Jesús Trillo-Figueroa (Abogado del Estado y escritor). El segundo habló de temas tan interesantes como el derecho a la libertad religiosa, el laicismo, o la democracia; pero es del primero de quien quiero contaros algo, con el permiso del señor Trillo-Figueroa.
Benigno Blanco tiene 54 años y su nombre me recuerda a un siniestro personaje que se llama como él: Benny Blanco, un hampón que aparece en la película Atrapado por su Pasado (Carlito's Way, 1993); tendría que habérselo dicho. 
Benigno es de mediana estatura, mirada inteligente y fumador (cuando puede). Pocas veces he escuchado a un orador como él: su discurso es fluído, preciso, coherente y fácil de seguir. Serio, muy serio, pero enormemente ocurrente, intercalando en su torrente verbal referencias cómicas, irónicas o, simplemente, algún que otro taco muy a propósito. 
Ayer nos habló de la razón, la fe, el diálogo y el amor, y todo eso para abordar el tema central: ¿Está en crisis la familia?
Me alegró comprobar que, al igual que yo, Benigno opina que no es la familia la que está en crisis, sino el ser humano. Por eso hay crisis económica, de valores, demográfica, de la educación,...hasta el Real Madrid está en crisis. La (post(post(post(post)))) modernidad voceó su desconfianza en la razón y, por ende, renunció a conocer la verdad de las cosas. Esa búsqueda (obligatoria) que ha definido a la cultura occidental, perfecta fusión de la tradición helenística y judeo-cristiana, fue desechada como tarea estéril. La verdad sobre el hombre, creado por un Ser inteligente y no fruto del azar, no puede ser aprehendida o no existe. El diálogo, herramienta para buscar la verdad, se ha convertido en instrumento para la confrontación, la imposición, la demagogia o la charlatanería.
La familia, basada en la unión entre un hombre y una mujer (una realidad humana, anterior al cristianismo, y santificada por éste como el ámbito más apropiado para que el hombre viva y desarrolle su sexualidad) se cuestiona en su tipología y sus fines: el amor entre los cónyuges y la fecundidad.
Por eso, es necesario defender sin complejos a la familia como institución de derecho natural, mostrando a las claras -abiertamente- la felicidad que acarrea para el ser humano vivir en familia (base de la sociedad), superando egoísmos, manías o, incluso, patologías. Así, cada uno en su ámbito, puede hablar de esta institución como un bien al que no debemos renunciar, algo que implica esforzarnos por adquirir "explicaderas" que nos permitan dar razón de nuestro modo de vida que (no nos engañemos) sigue siendo el que la práctica mayoría de los seres humanos elige libremente. Puede ayudarnos en esta tarea integrarnos en asociaciones, promoverlas nosotros, orientadas a devolver a la familia su verdadera y racional naturaleza.
Siempre hay alguno que se distrae...

Beowulf MS

Beowulf MS
Hwaet!