miércoles, 29 de julio de 2015

En el quinto Centenario de Santa Teresa (1)

En el Capítulo 5 su Libro de la Vida, nos cuenta Santa Teresa de Jesús (1515-1582) un episodio que me ha llamado la atención. 
En 1533 entró Teresa en el Convento de la Encarnación (Ávila). Dos años después, cayó tan enferma que su padre la sacó del lugar, para darle cuidados médicos. Se la llevó a casa de su otra hija, María, en Castellanos de la Cañada, donde permaneció hasta 1536. Estando allí, comenzó a confesarse con un clérigo de esta localidad, llamado Pedro Hernández.
4. Pues comenzándome a confesar con este que digo, él se aficionó en extremo a mí, porque entonces tenía poco que confesar para lo que después tuve, ni lo había tenido después de monja. No fue la afición [afecto] de éste mala; mas de demasiada afición venía a no ser buena. Tenía entendido de mí que no me determinaría a hacer cosa contra Dios que fuese grave por ninguna cosa, y él también me aseguraba lo mismo, y así era mucha la conversación. Mas mis tratos entonces, con el embebecimiento de Dios que traía, lo que más gusto me daba era tratar cosas de El; y como era tan niña, hacíale confusión ver esto, y con la gran voluntad que me tenía, comenzó a declararme su perdición. Y no era poca, porque había casi siete años que estaba en muy peligroso estado, con afición y trato con una mujer del mismo lugar, y con esto decía misa. Era cosa tan pública, que tenía perdida la honra y la fama, y nadie le osaba hablar contra esto. 
A mí hízoseme gran lástima, porque le quería mucho; que esto tenía yo de gran liviandad y ceguedad, que me parecía virtud ser agradecida y tener ley a quien me quería. ¡Maldita sea tal ley, que se extiende hasta ser contra la de Dios! Es un desatino que se usa en el mundo, que me desatina; que debemos todo el bien que nos hacen a Dios, y tenemos por virtud, aunque sea ir contra El, no quebrantar esta amistad. ¡Oh ceguedad del mundo! ¡Fuerais Vos servido, Señor, que yo fuera ingratísima contra todo él, y contra Vos no lo fuera un punto! Mas ha sido todo al revés, por mis pecados. 

La historia sigue. Por ahora no digo nada: creo que está claro. 

jueves, 23 de julio de 2015

Custom madelman: Dick Dastard Soresse

 


Pues he vuelto a la carga con los customs madelman. Y lo hago con una figura que me parece muy atractiva: un paracaidista de la 101 División Aerotransportada.
Se trata de el bueno de Dick "Dastard" Soresse, de Springfield (Illinois). Y no digo más, no me suceda como en cierta ocasión en que hice un custom de un soldado español, combatiente en la División Azul y le di un nombre. A las pocas semanas, un señor muy amable me escribió para decirme que su padre se llamaba igual que mi custom y ¡había combatido en la Blau! Inmediatamente, le puse otro nombre a la figura, cosa que este señor agradeció.
Por supuesto, "Dastard" es un mote de este paracaidista, con "d", como Dick.
La figura es de Altaya, así como el uniforme; la mochila y las botas, también.
 
Lo más característico de esta figura es el corte de pelo, al estilo Mowhak, atestiguado en fotografías de los miembros de la 101 en la víspera de saltar sobre Normandía. Se trata de rebajar la cabeza, dejarla completamente calva y luego colocar el pelo. Hay que rebajar hasta le cabeza quede con unas proporciones razonables; los madelman son cabezones, de modo que no les viene mal una reducción del volumen craneal. Como puede apreciarse, estos soldados iban cargados con bastante equipo. La mochila es de Altaya, aunque le he cambiado los correajes y le he añadido hebillas y broches. Todas las demás correas, así como el cinturón han sido confeccionados. El cartón me ha servido para fabricar los estuches que cuelgan en la cintura. La pala es también casera, así como la funda que la sujeta al cinturón. La famosa ametralladora Thomson es repro en resina, pintada. El resto de los accesorios, son de procedencia variada. Espero que os guste.
 


viernes, 17 de julio de 2015

Eva y las manzanas

Una madre ve que su hija tiene dos suculentas manzanas, una en cada mano.
Entonces decide ponerla a prueba, para comprobar qué tal anda de generosidad su pequeña.
- ¿Me das una manzana, guapa?
La niña se queda un tanto sorprendida, mira las dos manzanas y duda. Entonces, muerde primero una y luego la otra. Ahora es la madre la que muestra cierta sorpresa, quizás desilusión: ¿acaso ha mordido las dos para no darme ninguna?
Entonces, la pequeña alarga su manita derecha y, con una sonrisa, dice: "Mami, ésta está más rica".
Y yo pienso en las veces en las que saco conclusiones precipitadas y erróneas sobre el comportamiento de los demás -también de quienes me quieren-.

domingo, 2 de noviembre de 2014

Brutus (pero no el romano)

Añadir leyenda
El autor galés-normando Geoffrey of Monmouth, en su Historia Regum Britanniae (ca. 1136), nos cuenta la historia de Brutus, fundador de Britannia. Tras narrar la llegada del troyano Eneas a la península itálica, en compañía de su hijo Ascanius, Geoffrey of Monmouth explica que Silvius, hijo de Ascanio, será el padre de Brutus, quien pasa a ser descendiente directo de Eneas. 
El joven héroe tiene que hacerse a la mar, tras matar accidentalmente a su padre. Transcurridas varias jornadas, sus hombres y él descubren en una isla desierta (Leogecia) un templo abandonado de la diosa Diana. Tras realizar el ritual apropiado, Brutus se duerme frente a la estatua de la diosa y tiene una visión. En ella aparece una isla en el poniente, sólo habitada por gigantes, a la que un día él ha de llegar; se trata de la futura Britannia –que llevará su nombre. 
En el relato que hace Geoffrey of Monmouth de los viajes de Brutus y sus hombres, hay varios elementos que no debemos obviar. En primer lugar, el autor hace todo lo posible por destacar la misión de su héroe, como fundador, con un destino concreto. No se trata de una aventurero, ni mucho menos de un saqueador. Los troyanos se ven envueltos en distintos conflictos, pero el autor se asegura de dejar claro que sus motivaciones son nobles: nunca la ambición, ni mucho menos la maldad. Tampoco es Brutus un conquistador, pues no se asienta en ninguno de los reinos que derrota militarmente en su periplo. Su destino es el de fundar una nueva nación, en la tierra prometida. 
Curiosamente, nadie habitaba la bella isla; como había dicho la diosa Diana, Albión estaba desierta y lista para sus nuevos moradores: “Nunc deserta quidem, gentibus apta tuis” (Liber I, cap. xi, ll. 78).  En este sentido, el escrúpulo que podría haber suscitado tener que enfrentarse a los aborígenes del lugar desaparece: los gigantes, en su monstruosidad, no plantean ningún tipo de reparo moral. 
Otra cuestión que puede resultar curiosa es que Brutus se muestra muy interesado en que no se difumine su identidad –y por ende, la de su descendencia–, troyana y aristocrática; también los hombres de su expedición son todos troyanos, liderados por nobles de linaje real, que no se habían mezclado con gentes de otras razas. Tras casarse Brutus, muy al inicio de su periplo, no tiene descendencia hasta tanto no se asienta en su destino final. Ignoge, su esposa, es ciertamente griega, pero de sangre real: lo que se pierde de “pureza de sangre”, se contrarresta por la nobleza del linaje materno. 
Sólo con estas premisas puede Brutus fundar la Nueva Troya, no en la península itálica, ni en Grecia, sino en una nueva tierra virgen, que será poblada por troyanos en exclusividad. Éste era el reino que los normandos de Guillermo habían conquistado en 1066. Una nación en la que convivían los nuevos invasores, los derrotados sajones y restos de los primitivos celtas. Tres etnias sin nada en común, salvo la tierra que habitaban. Brutus bien podía ser un factor de unión para todos.

miércoles, 30 de julio de 2014

Las situación de los derechos humanos en los Territorios Palestinos Ocupados, incluido el Este de Jerusalén (II)

El empeoramiento de la situación en Gaza es un recordatorio constante de la necesidad de alcanzar un alto el fuego de forma inmediata, para empezar así la negociación de una paz duradera. "La paz ha de traer innumerable beneficios para las personas de esta región, pero también para el resto del mundo,” añadió el Papa Francisco, "por lo que debe buscarse con resolución, aunque esto signifique que ambas partes tienen que hacer ciertos sacrificios." Es responsabilidad de la comunidad internacional comprometerse a fondo en la consecución de la paz, ayudando a que las partes implicadas en este terrible conflicto encuentren un principio de acuerdo, de forma que cese la violencia y miren al futuro con confianza los unos en los otros. 
Sr. Presidente, la Delegación de la Santa Sede reitera su mensaje: la violencia nunca compensa. La violencia sólo conducirá a más sufrimiento, devastación y muerte, e impedirá que la paz se haga realidad. La estrategia de la violencia puede contagiarse y hacerse incontrolable. Para poder combatir la violencia y sus consecuencias, tenemos que evitar acostumbrarnos a la matanza. En un tiempo en el que la brutalidad y la violación de los derechos humanos son hechos comunes, no debemos permanecer pasivos, sino reaccionar postivamente para mitigar este conflicto que a todos concierne. 
Los medios de comunicación deben dar a conocer –con justicia y sin tomar partido- la tragedia de todos los que están sufriendo en este conflicto, para facilitar así que se produzca un diálogo imparcial que reconozca los derechos de todos, respetando los legítimos intereses de la comunidad internacional, y se beneficie de la solidaridad de la comunidad internacional en sus esfuerzos de alcanzar la paz. Con la mirada puesta en el futuro, debe cesar el círculo vicioso de la venganza. Con la violencia, hombres y mujeres seguirán viviendo como enemigos y adversarios; con la paz, pueden vivir como hermanos y hermanas. (3) 
Gracias, sr. Presidente. 

(3) Palabras del Papa Francisco, Jardines del Vaticano, 8 junio 2014.

martes, 29 de julio de 2014

Las situación de los derechos humanos en los Territorios Palestinos Ocupados, incluido el Este de Jerusalem

A propósito de la situación que se vive en Israel y Palestina, incluyo mi traducción (en dos entradas) de un texto publicado en la página web de la Santa Sede (http://www.vatican.va/roman_curia/secretariat_state/2014/documents/rc-seg-st-20140723_tomasi-situazione-gaza_en.html)

Silvano M. Tomasi
COMUNICADO DE S.E. EL ARZOBISPO SILVANO M. TOMASI, REPRESENTANTE PERMANENTE DE LA SANTA SEDE PARA LAS NACIONES UNIDAS Y OTRAS ORGANIZACIONES INTERNACIONALES EN GÉNOVA
Génova, Miércoles, 23 julio 2014

La situación de los derechos humanos en los Territorios Palestinos Ocupados, incluido el Este de Jerusalem

Sr. Presidente, 
Mientras el número de personas muertas, heridas, y desplazadas de sus hogares sigue aumentando en el conflicto entre Israel y algunos grupos palestinos (particularmente en la franja de Gaza), la voz de la razón parece ahogarse por el estruendo de las armas. La violencia no nos llevará a ningún sitio, ni ahora ni en el futuro. Las injusticias y violaciones de los derechos humanos, en especial el derecho a la vida y a vivir en paz y seguridad, siembran semillas frescas de odio y resentimiento. Se consolida una cultura de la violencia, cuyos frutos son la destrucción y la muerte. No habrá vencedores en esta tragedia, solo más sufrimiento. La mayoría de las víctimas son civiles, aquellos que deberían ser protegidos por las leyes humanitarias internacionales. La O.N.U. calcula que aproximadamente un 70% de los palestinos muertos han sido civiles inocentes. Esto es tan intolerable como el lanzamiento indiscriminado de misiles sobre objetivos civiles en Israel. Las conciencias están paralizadas por el prolongado clima de violencia que pretende imponer una solución mediante la aniquilación del contrario. Sin embargo, la demonización del otro no elimina sus derechos. El camino hacia el futuro transcurre, más bien, por el reconocimiento de nuestra común condición humana. 
En su Peregrinación a Tierra Santa, el Papa Francisco reclamó que se pusiera fin a la inaceptable situación del conflicto israelí-palestino (1). "Por el bien de todos," dijo, "existe la necesidad de intensificar los esfuerzos e iniciativas encaminados a crear las condiciones para una paz estable basada en la justicia, en el reconocimiento de los derechos de cada individuo, y en la mutua seguridad. Ha llegado el momento de que cada uno encuentre el valor de ser generoso y creativo en el servicio del bien común; el valor para forjar una paz que se asiente sobre el reconocimiento -por parte de todos- del derecho de los dos estados a existir y vivir en paz y seguridad, dentro de fronteras reconocidas internacionalmente"(2). La aspiración legítima a la seguridad de una de las partes, y a unas condiciones de vida dignas por parte de la otra, con acceso a los medios normales de la existencia (como los medicamentos, el agua corriente y el empleo, por ejemplo), refleja un derecho humano fundamental, sin el cual es muy difícil conservar la paz. 
(...)

(1) Discurso del papa Francisco en Belén, 25 mayo 2014. 
(2) Ibid.

sábado, 26 de julio de 2014

Rostros con historia (64)

No me lo creo. ¿Nadie?

Se trataba del personaje Knock, en Nosferatu de Murnau (1922), interpretado por el actor Alexander Granach (1893-1945).

sábado, 19 de julio de 2014

Rostros con historia (64)

Una sencilla. ¿Quién me dice antes el nombre del actor y del personaje?

Beowulf MS

Beowulf MS
Hwaet!