viernes, 17 de julio de 2015

Eva y las manzanas

Una madre ve que su hija tiene dos suculentas manzanas, una en cada mano.
Entonces decide ponerla a prueba, para comprobar qué tal anda de generosidad su pequeña.
- ¿Me das una manzana, guapa?
La niña se queda un tanto sorprendida, mira las dos manzanas y duda. Entonces, muerde primero una y luego la otra. Ahora es la madre la que muestra cierta sorpresa, quizás desilusión: ¿acaso ha mordido las dos para no darme ninguna?
Entonces, la pequeña alarga su manita derecha y, con una sonrisa, dice: "Mami, ésta está más rica".
Y yo pienso en las veces en las que saco conclusiones precipitadas y erróneas sobre el comportamiento de los demás -también de quienes me quieren-.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Beowulf MS

Beowulf MS
Hwaet!