martes, 27 de noviembre de 2012

Una historia danesa (I)

En el libro V de la Gesta Danorum, una voluminosa obra escrita en latín por Saxo Grammaticus (ca. 1150-1220), se narra la extraña historia de Asuithus y Asmundus. 
Estos dos guerreros islandeses, compañeros en mil batallas, sellaron su amistad de forma curiosa: ambos juraron que si uno de los dos moría, el otro le acompañaría a la tumba. Y sucedió que Asuithus murió tras una enfermedad. Su cuerpo fue colocado en el interior de una gruta subterránea, acompañado de su caballo y su perro –según la costumbre–.

Al poco tiempo, Asmundus, fiel a su palabra, se metió también en aquella cavidad funeraria, llevándose algo de alimento para sobrevivir unos días, al menos. 
Pasado algún tiempo una expedición militar sueca pasó junto al túmulo funerario de Asuithus. Ericus, el líder de aquella partida de guerreros, mandó explorar el enterramiento, habida cuenta de que estas construcciones funerarias solían guardar tesoros. Uno de los suecos descendió al interior de la gruta, descolgándose en una cesta sujeta por una cuerda.

2 comentarios:

  1. Eres un poquito cabron... ¡Menudo cliffhanger! ¿Cuándo postearas la continuación?

    ResponderEliminar
  2. Hola, Jaime. No esperes gran cosa del final de la historia, que publicaré el Domingo.
    Además, que sepas que me has hecho buscar una palabra inglesa en el diccionario: "cliffhanger". No la conocía. Muy bueno.
    Gracias.

    ResponderEliminar

Beowulf MS

Beowulf MS
Hwaet!