jueves, 23 de diciembre de 2010

Elena (2)

(Viene de 
http://eugenioolivares.blogspot.com/2010/12/elena-eligiendo-los-juguetes-de-reyes.html)
Elena, a la izquierda, ve una peli con su hermano en el ordenandor de papá
El día 23 de noviembre le dieron el alta a la niña: sin fiebre, sin ningún tipo de síntomas, salvo una marcada inapetencia. A los quince días, debía regresar para que le hicieran una placa de control y ver si la neumonía había desaparecido. No habían transcurrido 7 días desde el alta, el pediatra me llamó a casa para decirme que querían ver a Elena el Miércoles 2, una semana antes de lo previsto en el alta. Estaba citada a las 11’00 en el Maternal. Tras la auscultación, el médico nota que sigue habiendo hipoventilación en el pulmón derecho e inmediatamente prescribe una radiografía: la imagen muestra exactamente la misma mancha que antes. "Esto no es una neumonía" -concluye el especialista. Rezo.
A las 14'00 Elena vuelve a ingresar en el hospital de día; allí llega su madre. A los dos nos dicen que el equipo médico ha decidido hacerle un TAC, ése que debían haberle hecho diez días antes. Elena se porta estupendamente, no se mueve, yo la cojo de las manitas. Estando ya en la planta, y transcurrido un rato, dos doctoras nos llaman: es una masa, que puede ser maligna o benigna. La madre llora, yo no sé qué hacer. Pongo a todos mis amigos a rezar; la familia ya lo está haciendo.
Esa misma noche mandé un email a un viejo amigo, el Dr. Miguel Ángel Martínez, Director del Departamento de Medicina Preventiva y Familiar de la Universidad de Navarra. Al día siguiente hablo con él por teléfono: me dice que, sin dudarlo, me lleve a la niña a la Cínica Universitaria. 
Comienza entonces una batería de análisis de sangre, orina, marcadores tumorales, etc. para discriminar la naturaleza de la masa que, por cierto, es enorme. El día 4 nos dan el alta, pues los resultados tardarán, y nos citan para hacer una gammagrafía a Elena el miércoles 9. Se trata de una prueba diagnóstica que se basa en la imagen que producen las radiaciones generadas tras la inyección o inhalación en el organismo de sustancias que contienen isótopos radiactivos; toma bola, niño.
Antes de irnos a casa, con el corazón encogido, nos dan el resultado del primer marcador tumoral: negativo, o sea, apunta a que la masa no es maligna. Los médicos no sueltan prenda, no se quieren pillar las manos, pero nos dicen que por la ubicación de la masa y su tamaño, podría ser  un tumor benigno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Beowulf MS

Beowulf MS
Hwaet!