jueves, 23 de julio de 2009

"Bella" (2006)


Anoche vi Bella, el alegato cinematgráfico a favor de la vida que ha hecho saltar las taquillas. Al terminar, pensé que era una película bonita ("bella" lo reservo para otras), sencilla y que toca el corazón. Confieso que me había resistido a verla en pantalla grande, quizás porque no quería ver la película contra el aborto que todo cristiano ha visto.

Bella tiene cosas que me gustan y otras no tanto. Por supuesto comparto el planteamiento central de la película: la defensa de la vida humana desde el momento de la concepción. Es, además, un acierto que en ningún momento se demonice a la madre, Nina, por plantearse abortar: el padre biológico se ha esfumado; ella está sola, sin trabajo; y cree que no podrá ofrecer a la criatura que lleva dentro un hogar feliz. En este sentido, la película presenta a la familia como el entorno más apropiado para nacer y crecer, para aprender a amar y ser amado, y lo hace sin ñoñerías, ni complejos. Además, los personajes rezan cuando se les antoja, con normalidad, para dar gracias a Dios (antes de almorzar), o en una situación de tensión (como cuando las manos de José aprietan fuertemente las cuentas de un rosario). El guión escapa a la solución fácil: todo se arreglaría si la madre y el atractivo José se enamoraran, ella diera a luz y juntos comieran perdices. No es así: entre ellos existe un afecto muy fuerte y sincero, pero no el sentimiento que une a dos amantes. Finalmente, la madre decide tener a su criatura, una niña, y la entrega en adopción a José. La secuencia final de la película muestra al padre, a la madre y a la niña paseando juntos por una playa. Todo queda abierto: quizás se enamoren, o quizás no. Lo hermoso es que la madre decide libremente no abortar. Nadie usa con ella argumentos -tampoco José- sólo gestos, comprensión y mucho amor.
Por contra, Bella me parece un tanto melodramática. José tiene un pasado que le hace sufrir: es un famoso futbolista, cuya vida se arruinó tras atropellar accidentalemente a una niña; ahora es el cocinero jefe en el restaurante de su hermano. Su deseo de salvar una vida está necesariamente vinculado a esa otra que él quitó. A mi juicio, esto resta fuerza a su propósito, dado que su situación es un tanto atípica y muy particular. Por otra parte, Nina es realmente afortunada de encontrar a un personaje como José, cuyo abundante barba y melena le sitúan a medio camino entre las representaciones al uso de San José y del mismo Jesucristo. Este benefactor trabaja con la protagonista en un restaurante y, en cuanto descubre que está embarazada y no quiere seguir adelante, se entrega a ella en alma y cuerpo (sin despedirse de su hermano, abandona su trabajo durante todo un día). Esto puede resultar también forzado. Muchas madres en una situación parecida no encuentran en su camino a un varonil ángel de la guarda que las acompañe de aquí para allá y, además, se ofrezca como padre de la criatura. Ésa es, me parece, la principal carencia de Bella. El espectador puede pansar, y con razón, que en esa situación, lo difícil hubiera sido abortar. Sin discursos, ni moralinas, la película debería haber dejado claro el valor de la vida humana en sí misma, aunque el mundo tiemble y se derrumbe a nuestro alrededor.
Me parece que la verdadera problemática del aborto, sin dramatizaciones excesivas, no aparece reflejada en esta película. Su defensa de la vida (que de seguro ha hecho y hará mucho bien) pierde garra al estar demasiado vinculada a una serie de circunstancias que, en mi opinión, quizás no sean las habituales. Con todo, Bella es un canto a salir de uno mismo y "mojarse" con los problemas de quienes -quizás- trabajan a nuestro lado y atraviesan momentos de angustia o desasosiego. Por esa y por otras muchas razones, anoche vimos Bella en casa. A mis hijos les encantó.

2 comentarios:

  1. Yo no la ví por eso, proque me dijeron que era demasiado melodramática, un pco al estilo telenovela.....aunque pronto la veré. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, Carlos. Sabiendo dónde flaquea la historia, uno puede disfrutarla.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Beowulf MS

Beowulf MS
Hwaet!