jueves, 23 de abril de 2009

Día del libro




El 23 de abril de 1616 fallecieron dos de los literatos europeos más importantes de las letras universales: Cervantes y Shakespeare.



A decir verdad, esto no es del todo cierto, ya que ambos fallecimientos no tuvieron lugar el mismo día. En realidad, la fecha de la muerte de Shakespeare se refiere al Calendario Juliano, vigente aún en Inglaterra. En los países católicos como España, ya había entrado en vigor el Calendario Gregoriano, que luego se generalizó a todo el Occidente cristiano. La muerte de Shakespeare tuvo lugar diez días después de la de Cervantes, 3 ó 4 de mayo según el calendario del Papa Gregorio.



Desde aquí, me uno a la celebración de la efemérides publicando mi propia traducción del Soneto 17 de Shakespeare. Es uno de los llamados "Marriage sonnets", sonetos matrimoniales, en los que el poeta intenta convencer a su amigo William Herbert de que contraiga matrimonio. Los padres de este joven aristócrata, que tanto estaban ayudando a la carrera del poeta, estaban preocupados de que su heredero quedara sin descendencia...legítima. Decidieron, por tanto, encargar a Shakespeare que convenciera a su hijo.




Soneto 17
Who will believe my verse in time to come
If it were filled with your most high deserts?
Though yet heaven knows it is but as a tomb
Which hides your life, and shows not half your parts:
If I could write the beauty of your eyes,
And in fresh numbers number all your graces,
The age to come would say this poet lies,
Such heavenly touches ne'er touched earthly faces.
So should my papers (yellowed with their age)
Be scorned, like old men of less truth than tongue,
And your true rights be termed a poet's rage,
And stretchèd metre of an antique song.
But were some child of yours alive that time,
You should live twice, in it and in my rhyme.

¿Quién habrá de creer mis versos en tiempo venidero
Si de tus más dulces encantos estuvieran llenos?
Mas bien sabe el cielo que son como una tumba,
Al ocultar tu vida, no mostrando ni la mitad de tu cuerpo.
Si yo pudiera describir la belleza de tus ojos,
Y en un canto nuevo cantar todas tus gracias,
Mentiroso me llamarían el día de mañana:
trazos tan divinos jamás tocaron faz humana.
Y así mis papeles (amarillos por el tiempo)
Servirían de mofa, como viejo que miente más que habla,
Achacando tus merecimientos a la exaltación del poeta,
O a la afectada pompa de antiguas tonadas.
Por el contrario, si algún hijo tuyo entonces viviera,
Dos veces vivirías, en él y en mi poema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Beowulf MS

Beowulf MS
Hwaet!