lunes, 24 de mayo de 2010

Dos amigos de Romería

Esta mañana recogí a un buen amigo de la Universidad y juntos hemos ido a hacer una visita a la Virgen de la Capilla, cuya imagen se venera en la Iglesia de San Ildefonso de Jaén. Este templo, erigido en 1248 en el Arrabal de San Ildefonso y situado en la plaza homónima, adquirió una gran importancia, convirtiéndose en Santuario de la Virgen de la Capilla, patrona de la ciudad, después del llamado "Descenso de la Virgen" (1430).
Como muestra de devoción a la Señora, hemos optado por hacer una Romería, una manifestación de cariño tradicional en el mes de mayo. Tras dejar el vehículo aparcado en un lugar conveniente, nos hemos desayunado con un café con leche y media tostada. Luego, hemos comenzado nuestra Romería. Se trata de rezar una parte del Rosario yendo a pie hacia la imagen de la Virgen, otra (la del día correspondiente con las letanías) ante ella, y una tercera de vuelta hacia el lugar de origen.
Mi amigo y yo llevábamos una "mochila" llena de peticiones a la espalda. Pesaba, porque eran muchas, de modo que una vez dejadas a los pies de la Virgen de la Capilla, hemos vuelto la mar de ligeros. Entre los viandantes, el sonido de las bocinas y el pesado traqueteo de los autobuses urbanos, nosotros íbamos diciéndole a nuestra Madre lo que a ella le gusta oír.
El año que viene, por mayo, repetiremos. ¿Te animas?

2 comentarios:

  1. Muy buena idea la de la Romería compartida con un buen amigo; qué mejor manera de celebrar el mes de Nuestra Madre. Por supuesto que me animo para el año que viene (... siempre y cuando no falte la tostada).

    Un fuerte abrazo,

    Eduardo

    ResponderEliminar
  2. ¡Hombre!
    Tu primer comentario, amigo. ¿Tanto te ha costado?
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Beowulf MS

Beowulf MS
Hwaet!