martes, 1 de septiembre de 2009

Jesús Urteaga Loidi, Sacerdote (1922-2009)

El pasado 30 de agosto falleció don Jesús Urtega, a quien muchos conocían como el "cura de la tele" por una serie de programas que dirigió en este medio durante la década de los 60. No me gustan a mí los programas de televisión (ni de radio) religiosos, pues los veo un poco ñoños, aunque por mi edad no vi ninguno de los suyos, así que no puedo opinar sobre ellos. Lo cierto es que en 1965 le fue otorgado el Premio Nacional de Televisión Española. Dos años antes había fundado la revista “Mundo Cristiano”, publicación que se sigue editando en nuestros días y a la que echo un vistazo de vez en cuando –sobre todo cuando mi mujer me dice lo mucho que puedo mejorar como padre y esposo-. En este orden de cosas, en mi casa hay un buen número de libros de la colección “Hacer Familia”, también fundada por él, y de la que saco ideas cuando las mías se agotan, para la brega familiar diaria.
Don Jesús fue también escritor y ésta es la faceta de él que más me gusta. Recuerdo haber leído con avidez, como quien bebe un baso de agua fresca en uno de estos calurosos días, su libro El valor divino de lo humano; yo tenía veinte años cuando un buen amigo lo puso en mis manos. Se trata de un libro exigente, pero que anima al mismo tiempo. Es un texto que invita al combate, pero al combate con uno mismo: luchar por ejercitar las virtudes humanas pone al hombre en disposición de vivir cara a Dios y de servir a los demás.
Jesús Urteaga, pertenecía a la Prelatura del Opus Dei, desde 1940. Otro sacerdote, San Josemaría Escrivá, le propuso entonces un proyecto de vida para “locos”: ser santo en medio del mundo; él aceptó y, sólo algunos años después, se vistió la sotana.


8 comentarios:

  1. Hola, Eugenio.
    Ya sabes que soy profesor de inglés. Un verano, en un curso de inglés para muchachos, un día, los profesores, americanos ellos, y yo, estuvimos leyendo El valor divino de lo humano, de este sacerdote. Uno leía y los demás escuchábamos.
    Bueno, la verdad es que yo no entendía ni cascajo, ni sabía que se trataba de este libro.
    Yo lo había leído años antes, y me supuso un terremoto por dentro, pero en positivo.
    Total, que cuando terminamos la sesión de lectura los americanos y yo, todos éramos jóvenes entonces, uno de estos chicos, de Texas en concreto, dijo algo como "I'd like to shake hands with this guy"; a él también le había removido, viene a significar, removido, y mucho.
    Bueno, ya tienes dos opiniones, la mía y la del tipo éste de Texas, sobre este removedor libro de este sacerdote (iba a escribir "santo", quizá basándome en lo que sé de él).
    Una última cosa, casi de justicia: recordarás que tú fuiste mi predecesor en el cargo de coordinar al equipo de americanos universitarios que cada año venían a Marbella, a impartir este programa de inglés.
    Un abrazo.
    Fernando
    (desde Granada).

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Fernando, Una anécdota muy oportuna. ¡Qué tiempos aquellos del curso de inglés en Marbella!
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El otro día me dijeron que en la revista "Mundo Cristiano", fundada por D. Jesús, se citaban palabras mías extraídas de esta entrada. Poco a poco.

    ResponderEliminar
  4. Tuve la suerte de:
    1. Ver el programa de don Jesús Urteaga cuando era un adolescente. Además, en un cumpleaños me regalaron el libro "Siempre alegres para hacer felices a los demás", editado por Rialp.
    2. Recibir su ayuda y orientación en un momento dufícil en mi vida.
    3. Conocerle personalmente y estar en contacto hasta la hora de su muerte.
    Me siento afortunado de haberle conocido y considerarme su amigo, mi mejor amigo.
    En una ocasión le pedí una fotografía, que me envió por correo electrónico. Hoy en día es una más de de entre las familiares, porque siempre le consideramos de nuestra familia.
    Tdos los días me encomiendo a él porque estoy seguro que desde el Cielo sigue siendo mi amigo.

    ResponderEliminar
  5. Amigo Fernando:
    Gracias por tu comentario, tan emotivo y sincero. Verdaderamente que eres afortunado por haber conocido a este hombre de Dios.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hace 2 semanas dialogando con una de mis amigas me comentaba sobre un libro escrito por Don Jesus Urteaga Loidi, llamado PETER RECOGIDO DE.... ella no se acuerda, pero recuerda el mucho bien que le hizo este contenido para elevar su alma y espiritú, por el maltrato que recibió en su infancia por causa de una madre ignorante y equivocada, pensando que si le andaba duro la educaba para el bien, de PATRONES INMADUROS Y TAMBIEN IGNORANTES de las necesidades de esta niña indefensa con un gran corazón.
    Como contamos con este medio queremos agradecer a Dios, a Don Jesus Urteaga por el bien derramado a manos llenas en nuestras almas y corazones por la gracia recibida a través de los sacramentos y de las lecturas espirituales en especial del libro ed PATMOS "EL VALOR DIVINO DE LO HUMANO", que DIOS lo tenga en su
    gloria1 en el cielo que siempre buscó.
    Que alegría saber que ahora podemos contar con la intercesión de Don Jesús ya en el cielo!

    ResponderEliminar
  7. Con batante retraso, acabo de enterarme de la muerte de Don Jesús Urteaga, a quien conocí y leí su libro "El valor divino de lo humano", obra que recomiendo a todo el mundo y especialmente a los jóvenes. ¡Cuántas veces le oí decir: Podemos! Muchos antes que lo dijera Obama. Gracias por el bien que hizo y que seguirá haciendo.

    ResponderEliminar
  8. Siento decir que no conocía a don Jesús Urteaga Loidi, pero leyendo vuestros comentarios, todo me cuadra. Ha caido en mis manos una obra suya "Los defectos de los santos" y sólo puedo decir ¡qué gozada!, que forma tan genial de hacerte ver y escarbar en tus adentros y sobretodo de comprobar que todos somos de carne y hueso, pero que todos estamos llamados a más. Solo puedo decir: gracias y que ha sido un auténtico placer. Ya tengo ganas de más.

    ResponderEliminar

Beowulf MS

Beowulf MS
Hwaet!