martes, 1 de septiembre de 2009

La primera edición española de "Beowulf" (1934)


En 1934 aparece en Barcelona la primera edición española del poema anglo-sajón Beowulf, conservado en un manuscrito de principios del siglo XI. Se trataba de una versión para niños escrita por Manuel Vallvé y publicada por la editorial "Araluce", la más importante de literatura infantil antes de la Guerra Civil.
La historia original había sido alterada para hacerla más sencilla, de modo que los lectores más jóvenes pudieran disfrutar de ella. Como el mismo Vallvé señalaba, Beowulf es un poema muy apropiado para el público juvenil puesto que -como todos los trabajos escritos durante la Edad Media- está lleno de una ingenuidad encantadora. La humanidad, proseguía el autor, estaba en su infancia y no en la arrogante juventud de nuestros días (mediados de los 30), tan fríos y materialistas (Introducción, x). Vallvé hace un análisis bastante simplista, pero sus palabras traslucen la inquitante situación que se vivía en Barcelona dos años antes del estallido de la guerra.
El libro incluía ocho ilustraciones de Felicien de Myrbach (1853-1940), un Barón austriaco que dejó la carrera militar para dedicarse al arte. Parece ser que se le daban bien los héroes germánicos, dado que también ilustró una recopilación de historias wagnerianas preparada por Vallvé, nuevamente para "Araluce".
En la siguiente ilustración aparece el héroe, Beowulf, luchando contra su primer adversario, la criatura Grendel, mitad humano mitad demonio. El dibujo es bastante estático y no da cuenta de la violencia del enfrentamiento que, además, tiene lugar dentro de un salón, Heorot.

Seguidamente, Beowulf se enfrenta a la madre de Grendel, cuyo aspecto en este dibujo es más humano que el de su hijo (me recuerda a la niña de The Ring). El detalle de los huesos humanos no es gratuito, dado que madre e hijo tenían una dieta basada en carne humana.

El héroe muere matando al dragón (ilustración de la portada), tras lo cual su cuerpo es consumido por las llamas en una típica ceremonia funeraria vikinga.

No sé qué impacto tuvo esta edición en el público infantil, pero sin duda merece la pena destacar que muchos niños y jóvenes de los años treinta conocían este poema gracias a una edición adaptada. Alga parecido ha sucedido con el público juvenil de finales de nuestra década tras el estreno de la película de animación Beowulf (2007) de Robert Zemeckis y el posterior videojuego que se ha comercializado. Seguramente, Angelina Jolie -en el papel de la madre de Grendel (¡¿?!)- habrá contribuido a esto. Otro día hablaré de la película.

4 comentarios:

  1. Ya dejo de lurkear y comento.

    Que quede claro que me ha podido la curiosidad, ¿los dibujos son de la edición que dices? Porque me recuerdan un montón a los dibujos que he visto en algún lado y no puedo identificar... Sobre todo el primero.

    ¡¡Ahh!! Dichosa memoria de pez

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Lui. Efectivamente, los dibujos están escaneados del original. El Baron de Myrbach pasó una temporada en España e ilustró varios textos publicados en nuestro país. ¿Habrás ojeado de pequeña alguno de estos libros, perdido en el desván de tu abuela?
    Espero verte de nuevo por aquí.

    ResponderEliminar
  3. No creo que sea de mi abuela, pero mi madrina tiene una colección de libros increible. Puede que sea por eso.


    Volveré, ya sabes que soy como Terminator

    ResponderEliminar
  4. ¿Cuándo vamos a hacerle una visita a tu madrina?
    Sayonara, baby.

    ResponderEliminar

Beowulf MS

Beowulf MS
Hwaet!