viernes, 2 de octubre de 2009

Hace hoy 81 años

¿Qué es un santo? Un santo no es un “beato”, ni un “meapilas”, ni alguien que va de víctima; ni siquiera es un buena persona, a secas, un buenazo o alguien que sólo sale en las procesiones de Semana Santa.
Un santo del siglo XXI puede llevar corbata, zapatillas de deporte, chanclas o, sencillamente, ir descalzo. Va al médico cuando le toca, al cine cuando tiene tiempo y al aseo cuando no aguanta más. Le verás salir del trabajo cansado, tomando una cerveza con los amigos y, los domingos, comiendo en casa de sus suegros. No es chistoso –o sí–, odia los toros o no se pierde una corrida, a veces duerme la siesta y, otras, no pega ojo en toda la noche. Lee prensa deportiva, novelas de poca monta, o filosofía del lenguaje. Se come las uñas, le suena la tripa, o ninguna de las dos cosas. Está casado, soltero o viudo. Es despierto, atolondrado o ¡no espabila!
Pero, junto con todo eso, un santo del siglo XXI es alguien que sabe que Jesucristo “está por sus huesos” y él quiere corresponderle. ¿Cómo? Estando donde está, haciendo lo que toca, y todo de cara a Dios. Eso, entiendo yo, es el espíritu del Opus Dei, fundado por San Josemaría Escrivá hace hoy 81 años.

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho este post!

    Esa es la revolución no del Opus Dei sino de la Iglesia, que nos demos cuenta de que el camino es para nosotros. Nos parece obvio, pero hace unos años no lo era.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus palabras, Carlos. Llevas razón y la Obra es una "partecica" de la Iglesia.
    Saludos desde Utopía.

    ResponderEliminar

Beowulf MS

Beowulf MS
Hwaet!