lunes, 22 de junio de 2009

San Juan Fisher




Tal día como hoy, en 1535, moría decapitado en la Torre de Londres Juan Fisher, Obispo de Rochester desde 1504. La Iglesia lo canonizó el 19 de mayo de 1935 y celebra hoy su festividad, junto a la de Santo Tomás Moro.

Fisher se había ordenado sacerdote en 1491 y pronto (1497) se convirtió en el confessor de Margaret Beaufort, la madre del rey Enrique VII. Algún día escribiré aquí sobre ella. Sospecho que Tomás Moro llamó a su hija mayor Margaret por ella, pues creo que admiraba a esta mujer: modelo de mujer piadosa, muy culta -publicó varias traducciones del francés-y mecenas del mundo de las letras. Fue ella quien, alentada por Fisher, fundó el Christ’s College (1505) y el St. John’s College en Cambridge.

Tras la muerte de Margaret Beaufort, Fisher fue nombrado Canciller de esta Universidad en 1504. Durante la década de los 1520, con Enrique VIII (el nieto de Margaret Beaufort en el trono), Fisher se opuso abiertamente a las doctrinas luteranas que llegaban a Inglaterra, al tiempo que denunciaba las injerencias del estado en los asuntos de la Iglesia. Consciente de los problemas en el seno de la misma, instaba a todos a mantener una actitud de vigilancia y autocrítica para estar alerta a las mociones del Espíritu Santo.

Cuando el Rey Enrique planteó la posible nulidad de su matrimonio con Catalina de Aragón, Fisher tenía los días contados, pues tomó partido abiertamente por la reina. Luego vino su negativa a aceptar a Enrique como Cabeza de la Iglesia de Inglaterra por el “Acta de Supremacía” (1534); tampoco acató el “Acta de Sucesión”, en tanto que negaba la autoridad del Papa en cuestiones matrimoniales. Moro había hecho lo mismo. Ambos fueron encarcelados, el Obispo aquejado de una grave dolencia. Un año después, el Papa Pablo III le creaba Cardenal, enfureciendo a Enrique que le juzgó el 17 de junio por alta traición. Tres días después fue ejecutado y su cuerpo arrojado a una fosa común. Su amigo Tomás Moro pronto seguiría su misma suerte.

2 comentarios:

  1. estos testimonios de vida son alentadores, en tiempos donde al poder político nadie se atreve a presentar cara, y no por perder la vida, sino tan solo unas prebendas ... ni siquiera un ducado como en el trágico falso testimonio contra Moro ...

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Mateo. Fisher ha quedado a la sombra, por compartir martirio con Moro, me temo. Don Javier de Mora, Rector de Torreciudad, hizo la tesis sobre él.
    Abrazo.

    ResponderEliminar

Beowulf MS

Beowulf MS
Hwaet!